¿Te engañaron?


Seguro que te pasa con frecuencia que cada vez que tienes que tomar una decisión sobre tu patrimonio o tu dinero te entran dudas. Necesitas saber, consultar, comprender las ventajas y los inconvenientes del negocio que pretendes hacer. Preguntas, vas de aquí para allá comparando ofertas, estrategias, opiniones, soluciones. Es lógico. Nos pasa a muchas personas.



En ocasiones me encuentro a personas decididas a alquilar alguna propiedad, personas impulsivas y con las ideas muy claras del dinero que pretenden conseguir con la renta a cobrar, que quieren actuar de forma rápida, quieren hacer las cosas ya!!!. Ellos mismos tienen una visión propia de su negocio, a pesar de que esa impulsividad puede arruinarlo incluso antes de empezar.


Así le ocurrió a Blas, un propietario de varios inmuebles que adquirió gracias a su "buen olfato" en los negocios. Alquiló hace 3 años un piso a un directivo. Estaba muy contento con el negocio porque le reportaría una buena rentabilidad, un buen dinerito todos los meses. El directivo era un pez gordo y la renta elevada. Todo eran ventajas y un negocio redondo. Esa era su expectativa.


Pero si había música el día que firmaron el contrato de alquiler, Blas nunca la escuchó. El sonido de la música nos dice que compartimos ese momento con alguien más, alguien con quien vale la pena bailar, incluso sin conocer los pasos del baile. Pero la música marcada por un apretón de manos con la melodía del éxito de fondo no sonó y empecinado en su gran negocio, Blas no reparó en nada más. No se asesoró, no buscó ayuda de un profesional que le orientase en la contratación y en las garantías para que ese gran directivo cumpliese el contrato. Con internet creemos conocer todo hoy por hoy, pretendemos saber más que los profesionales que se toman la molestia de estudiar caso por caso gracias a su experiencia y formación.


Hace unos días tuve una reunión urgente con Blas, estaba agobiado y confuso. El inquilino llevaba varios meses sin pagar el alquiler. El directivo a quien alquiló el inmueble ha resultado ser "un pájaro de mal agüero" que está en busca y captura por varios juzgados por diversas estafas.


Miles de imágenes y situaciones le pasaban a Blas por su cabeza durante la reunión. Sorprendentemente para mí, Blas seguía interesado a toda costa en mantener el contrato de alquiler a pesar de la deuda y la perjuicio económico que estaba soportando. Expliqué a Blas que con el impago de rentas el contrato estaba abocado a su final y que además, el capítulo de sacar al inquilino de su inmueble podría resultar complicado, con el riesgo del deterioro del inmueble.


Estamos mal programados al pensar que la única forma de llevar a cabo nuestros proyectos es a través de las “grandes oportunidades”, ese gran directivo, con unos ingresos elevados, su prestancia y buen aspecto físico manifestando un carácter encantador, simpático y confiable en todo momento resultó ser más peligroso que un felino porque desde el principio sabía que no pagaría nada. Ese era su modus vivendi: vivir gratis a costa de los propietarios incautos que no se asesoran antes de hacer los negocios.


Por ello, conviene recordar que cuando busques una recompensa, cualquiera que sea: dinero, poder, fama, lo que sea, no está relacionada con tu esfuerzo solamente, ni las "grandes oportunidades" que se presentan. Siempre hay alguna otra variable ajena a uno mismo que es necesario contemplar en el proyecto. Piensa en ello. No es oro todo lo que reluce. Antes de emprender cualquier negocio pregúntate: ¿Cómo puedo hacer esto más fácilmente, más eficientemente y evitar problemas? Haz una planificación real, bien asesorado y si después aparece el problema a pesar de todo, te permitirá actuar rápido.


Blas estaba cegado con este estafador que, como buen delincuente, vivió gratis en un piso de alto standing por muchos meses sin pagar absolutamente nada. Blas no quería reconocer la realidad hasta que se dio de bruces con ella cuando vio que la deuda alcanzaba los 46.000 euros y que para solucionarlo tuvimos que ir a un procedimiento judicial de desahucio por impago de rentas, con todos los gastos que ello conlleva.


¿Vas a seguir dejando tu estabilidad financiera en manos de tu estrés? ¡Éxito!


Yo misma podría ayudarte, no tendrías que buscar mucho. Escríbenos a: info@legalgestion21abogados.com

1 vista

Dirección

C/ Velázquez, 12

28001 Madrid, España 

Teléfono

T: +34 617177296

© 2020 by LegalGestión21Abogados

Condiciones generales

Politica de Privacidad

Politica de Cookies

 

  • facebook
  • Twitter Clean
  • w-googleplus