No te conformes con cualquier divorcio

Hace varios años que conozco a Lola y su marido, bueno, a su ex marido porque les conocí para tramitar su divorcio.

 

Son unas personas con una energía positiva porque a pesar de sus circunstancias personales, ellos han sabido mantener el respeto.

En temas de Familia, los clientes creen que solo ellos son victimas de las circunstancias, pero esas circunstancias las hacen extensivas a la gente que hay a su alrededor. Ciertamente es una etapa convulsa.

 

Si uno llega tarde a recoger al niño, si la profesora ha puesto una nota en la agenda, si el otro no metió el quimono de judo en la mochila, si uno sale más que el otro, si comienzan una nueva relación,… todo está mal.

 

En esos momentos solo pensamos en machacarnos y sentirnos mal. Se amable contigo mismo.

 

Me parece casi irresponsable que seamos el punto más alto de un proceso de evolución que ha durado millones de años y nos limitemos a ser víctimas de las circunstancias.

Descendemos de antepasados que sobrevivieron a los elementos, a los animales, a terribles hambrunas, enfermedades, guerras y circunstancias terribles y nosotros estamos preocupados por fastidiar a quien ha sido nuestro compañero/a de viaje y padre o madre de nuestros hijos.

Aunque la naturaleza misma sea amoral, nosotros deberíamos tener al menos la decencia de perseverar. Eso es lo que Lola y Luis han hecho. No se conformaron con sentirse mal.

 

Cuando les conocí su hijo tenía 4 años y la niña 2. Su relación había llegado a su fin porque no sentían la complicidad y la pasión de un proyecto conjunto de vida. Se habían equivocado de camino.

Nunca es fácil tomar la decisión de separarse, hay muchos sentimientos e intereses en juego. Muchas personas opinando alrededor buscando culpables y proyectando la frustración que sienten en ese momento.

 

Lola vino a mí por recomendación de otra persona y tras exponerme sus circunstancias yo le dije que se serenase, que todo tiene arreglo, que no hay que ver una ruptura como el fin del mundo sino como el comienzo de una nueva etapa de la vida.

 

Es posible que tu estés ahora en una situación de ruptura. Puede que tus días se hayan convertido en una constante lucha con tus responsabilidades como le pasaba a Lola. Como que cada vez te esfuerzas más, pero avanzas menos. La buena noticia es que solo requieres un ajuste cuando tomes la decisión desde el convencimiento de hacer lo mejor, de no reprocharte nada y con el ferviente deseo de querer avanzar en la vida. Todo es posible.

 

Quizá no necesites más herramientas, más terapias de pareja, más psicólogos; solo necesitas deshacerte de las que no te funcionan: el victimismo y la pasividad. Pero no lo podremos saber hasta que me escribas y me cuentes qué necesitas.

 

Lola y Luis se divorciaron de mutuo acuerdo, comparten la custodia de sus hijos. Ambos han rehecho su vida con una nueva relación y a pesar de las complicaciones cotidianas que la vida nos presenta, sienten respeto y admiración el uno por el otro, porque ese proyecto de vida común que no eran capaces de visualizar en su día se llama Marcos y Laura, sus hijos, que son el motor de sus vidas.

 

¿Qué tiene que pasar para que comprendas la importancia de actuar y buscar soluciones? Y si ya sabes que es importante, entonces nada te impide comenzar ahora mismo.

 

Espero tu mensaje para empezar.

 

Escríbeme a: info@legalgestion21abogados.com

 


 

 

Please reload

 Posts

Los valores que no se compran en Amazon

October 1, 2019

1/10
Please reload

Recent Posts

September 12, 2019

Please reload

Follow Us
Please reload

Etiquetas